Alicia siempre vigente

0 13

El Ballet de la Universidad Nacional De Cuyo puso en escena “Alicia en el País de las Maravillas”, bajo la dirección del coreógrafo y músico Alejandro Cervera.

En plena temporada de vacaciones de invierno, en la sala de la Nave Universitaria, se dieron cita los colores, la música, y una puesta escena al extremo prolija y pensada.

La obra dividida en escenas fue narrada por un Actor que en ciertos momentos interactuaba con los bailarines, y que con sencillez contaba a los espectadores, la ya conocida historia de la Novela de Lewis Carroll.

Para aquellos que hemos leído el libro y visto las mil y una versiones del cine podría nada sorprendernos, pero no fue el caso. Se destacó desde la dirección la intención de realzar lo dulce y onírico de la historia.

Las coreografías dinámicas y divertidas, la forma de representar el tiempo, el momento de comer los pasteles donde Alicia se vuelve enorme o se achica, jugado a contraluz y algunos de los personajes  animales, nos llevaron directo al mundo de ensueño del cuento. De manera original y creativa.

Cabe destacar también el despliegue de color y buen gusto en los vestuarios, con una notable intención de remitirse a los dibujos originales, que también fueron utilizados en el diseño de los programas de mano.

Podría decirse que la puesta fue impecable, y aunque se noto la falta de profundidad dramática, que generalmente lo otorga lo teatral, algunos errores del actor narrador y la dureza de la Reina de Corazones, no opacó en general la sensación de estar dentro de la historia, de ese espacio de sueño donde todo es posible, y de la alegría que causa introducirnos en el mundo de los surrealista e increíble.

Podría detallar algunas otros elementos que creo estuvieron de más o también hacerlo con aquellas aciertos de artistas y directores, pero considero que lo más importante es que la intención de acercar a los más pequeños al Ballet, a su belleza y su colorido, al disfrute de la música y de una historia clásica, estuvo más que logrado.

Una obra digna de ver y de disfrutar en familia, y una opción distinta al del resto de la cartelera que se ofrecía.

Deja un comentario