Una Vendimia del Inconsciente Colectivo

0 17

Todos los que fueron al Anfiteatro Frank Romero Day, cruzaron los dedos, o pidieron a Dios, para que no lloviera. Y tuvieron la fortuna que todo se desarrollara normalmente.En los cerros hubo poca gente porque se aconsejaba no instalarse allí por el peligro de tormentas y porque el suelo era poco seguro.

A las 20:00 hs, el Anfiteatro ya estaba en un 70% lleno, la gente fue con anticipación al lugar para presenciar la 80º Fiesta Nacional de la Vendimia que este año se llamó “Vendimia de la Identidad”.

Pasadas las 22:30hs y luego que la Reina Nacional de la Vendimia 2015 ordenara el comienzo de la “Vendimia de la Identidad”, los actores comenzaron a darle vida al guión elegido para este año. En el comienzo se vió un eslabón de una cadena que quería romperse. Se escucho al general  San Martín charlar con Tomás Godoy Cruz sobre la independencia del país. Hubo poco texto, pero una seguidilla de temas musicales elegidos inteligentemente y que todos llevamos incorporados en el inconciente colectico. Lo que facilitó esa sensación de conocer lo que pasaba sensorialmente. Se vió a los congresales suspendidos y firmando la independencia. Se nos recordó la diversidad de razas de la que estamos hechos y que es el motivo de los que hoy somos los argentinos y en especial los mendocinos. Luego vino un momento dedicado al recuerdo de los maestros del rock nacional, en la voz de Nito Mestre y que sorprendió y emocionó al público presente. Aquí Nito cantó fragmentos de SeminarePuenteSeguir viviendo sin tu amor y No llores por mí, Argentina . Y se finalizó con un himno nacional a modo de malambo que encendió al Fran Romero Day e hizo que miles de banderas argentinas flamearan de la mano de los presentes. Fue una fiesta simple, una fiesta que gustó, donde se destacan algunos  momentos como es el caso de ver a algunos actores suspendidos de una grúa gigante, el holograma que se formó con el agua, la música en vivo y la presencia de Nito Mestre. Podemos decir que es una tarea cumplida para sus hacedores.

Crónica : Sergio Geris’
Fotografía : Daniel Torrico

 

Deja una respuesta

Conectar con:



Su dirección de correo electrónico no será publicada.